lunes, 2 de febrero de 2009

UNA GRAN PELÍCULA

Hay veces que se descubren pequeñas joyas sin darse cuenta. Y "Lars y una chica de verdad" es una de las más brillantes que he descubierto en los últimos meses. Aunque el trailer muestra una comedia, nada más lejos de la realidad, "Lars..." es un drama sobre un enfermo mental, sobre un joven incapaz de mostrar emociones y su relación con su familia, sus amigos y la psiquiatra que lo da todo por curarle. La interpretación es excelente y el guión soberbio, construido paso a paso sin excesos, con cariño y repleto de detalles. Es una película tierna que emociona, que saca una sonrisa amarga y hace reflexionar sobre la soledad. Hacía tiempo que una película no me despertaba tantos sentimientos. Me trajo recuerdos de una película del gran Lawrence Kasdan que se llama "Mumford", que pasó casi sin pena ni gloria y a mi me gusto mucho.
"Lars y una chica de verdad" es absolutamente recomendable, hay que colocarla en el limbo del cine independiente junto a "16", "Juno", "Little Miss Sunshine"...

No hay comentarios: