lunes, 23 de marzo de 2009

AUTOPISTA HACIA EL CIELO

O algo así era el título de una cutreserie protagonizada por el difunto Michael Landon. En ella, un ángel bueno buenísimo hacía sus cositas por el mundo ayudando a todo quisqui. Era una cursilada de serie, aumentada por la lamentable interpretación de Landon que parecía estar siempre teniendo un orgasmo.
Pues "Siete almas" es algo así. Mega cursi, gazmoñona y predecible, muy predecible. Con un Will Smith sobreactuando muy afectado y un montón de incongruencias destinadas a hacernos la pocholada creible. Lo peor de todo es que no lo consiguen y lo que pretenden sea un súperdrama termina pareciendo casi una comedieta blandita.
Incluso lo de la medusa...¿no encuentra otra forma más normal de acabar? Una idiotez de película.

No hay comentarios: