martes, 17 de febrero de 2009

TODO UN CAMPEÓN

Van Damme no es un buen actor, nunca lo ha sido y probablemente nunca lo será. Sin embargo es capaz de mirarse el ombligo y darse cuenta de que no está situado en el centro del universo conocido. Una gran virtud para una estrella cinematográfica de esa magnitud que muchos de sus compañeros de profesión deberían envidiarle. Yo no conocía esa faceta del actor -también porque nunca he seguido su carrera de mamporros y golpazos- por lo tanto me sorprendí y mucho al ver "JCVD". Van Damme hace de si mismo en una película con un argumento que tan sólo sirve como excusa para mostrarnos el lado más humano de la estrella, un lado en el que se atisba una humanidad de la que carecen los personajes interpretados por el actor belga. "JCVD" es una excelente película que tan sólo hace aguas el final -resulta difícil acabar en condiciones una catarsis así- y que tiene algún que otro problema de narrativa -¿por qué no se cuenta la historia de forma lineal?, ¿para parecer "moderno"?-.
"JCVD" es más que una película, es una sesión de terapia para el actor que permite que la compartamos con él con la intención de apreciar la futilidad del estrellato y la noción de que las "star" también tienen su corazoncito.
Una interesante cinta superior a la media y probablemente lo mejor que VD haya hecho en su larga y violenta carrera cinematográfica.

Para descargar.

CURIOSIDADES
Jean Claude Van Damme hizo jurar al director que no hablaría a nadie sobre el contenido del monólogo de 6 minutos en el que el actor se "confiesa". (IMDB)

No hay comentarios: